fbpx
Mejora la administración inmobiliaria

Problemas comunes de la administración inmobiliaria (y cómo resolverlos)

Con todos los cambios que han ocurrido y que seguirán ocurriendo, la administración inmobiliaria debe encontrar soluciones a varios desafíos. Algunos son más habituales que otros, pero todos necesitan respuesta.

Se trata de situaciones que pueden afectar a los clientes, la relación de estos con la marca y, por lo tanto, el negocio. Reconocer, identificar y tener planes para evitarlos o atenderlos cuando se presenten es un principio para la gestión eficiente.

Importancia de una correcta administración inmobiliaria

Las ventajas de llevar una administración inmobiliaria dinámica y atenta a los diversos escenarios son múltiples.

Permite tener reacciones y respuestas en tiempos más cortos de cara a los clientes, ya sean comerciales, industriales o residenciales. De esta manera, incluso los incidentes poco previstos tienen un impacto menos grave.

Se genera confianza tanto dentro de la organización, como ante clientes y empresas asociadas. Tener soluciones estructuradas representa economía de tiempo, recursos y talento humano.

Un factor de mayor importancia es que así se crea un valor diferenciador respecto a la competencia. Con una gestión preparada para enfrentar problemas operativos, logísticos o de otro tipo, los clientes notarán que tienen respaldo.

Problemas que enfrenta frecuentemente la administración inmobiliaria

En el mundo de las inmobiliarias y las constructoras hay temas muy específicos que son parte de este negocio. Seguro en tu organización ya han enfrentado uno o más de estos problemas.

1. Morosidad en los pagos a la administración

El atraso en los pagos es uno de los problemas más recurrentes en la administración inmobiliaria. Afecta la operación del negocio, las posibilidades de atender nuevos proyectos, incluso impacta en la convivencia en los casos residenciales.

Las estadísticas internacionales indican que las tasas de morosidad aumentaron en los últimos años. Y ocurren también en el sector comercial, en la construcción, así como en el financiamiento de proyectos.

Sus implicaciones pueden ser bastante graves, por lo que debe ser uno de los aspectos primordiales a proteger.

2. Mal uso de los espacios comunes

El mal uso de los espacios comunes puede ser de varios tipos. El más recurrente es el de que uno o varios vecinos alteren, dañen o interrumpan el uso de alguna de estas áreas.

Otro tipo de este problema es querer cobrar a terceros por áreas de la propiedad sin tener potestad para hacerlo. O el uso de un espacio para fines diferentes a lo permitido y aceptado.

Las consecuencias son de gran importancia, ya que crean tensión entre las personas. También se ve afectada la propiedad y su valor o puede requerir trabajos adicionales que incrementen los costos para todos.

3. Conductas contrarias a la sana convivencia entre vecinos

 La administración inmobiliaria es crucial

Es común que algunas personas crean que en su espacio, sea residencial, comercial, etc., pueden hacer lo que deseen. De allí que algunas conductas se extralimitan y afectan a otros vecinos.

El ejemplo más evidente tiene que ver con el ruido, música, actividades de remodelación. Movimiento de objetos a horas inadecuadas. Cambios estructurales que afecten el valor o la integridad de la propiedad sin ningún permiso.

Todas estas formas de proceder generan tensión entre los vecinos, en muchos casos dificulta la convivencia. Este tipo de situaciones pueden tener consecuencias muy indeseables.

La asesoría legal en estas circunstancias es indispensable, pero es parte necesaria de una administración inmobiliaria adecuada.

4. Fallas en la construcción o no cumplimiento de lo ofrecido

En los desarrollos de construcción también se presentan asuntos muy complejos. Uno de los más reclamados es que no se cumpla con el tiempo prometido de entrega. 

Esto afecta en términos financieros y logísticos a los clientes, inversores y demás involucrados. Puede dar lugar a situaciones de confrontación jurídica.

Lo mismo ocurre si hay incumplimiento con las características legales, de seguridad, o de disfrute pautadas en el proyecto. Los efectos pueden significar pérdidas económicas y hasta retiro de inversores.

Estas situaciones tienen una clara directa repercusión en la marca.

Sistemas digitales: fin a los problemas de la administración inmobiliaria

 Apóyate en la administración inmobiliaria

Todos estos inconvenientes plantean retos que pueden ser resueltos de manera adecuada. Con el desarrollo y la expansión de las tecnologías es posible controlar, responder y prevenirlos.

Una de las mayores ayudas de los sistemas digitales es que han facilitado la gestión financiera. La administración inmobiliaria tiene mejor control y visibilidad de las transacciones y el movimiento comercial.

Facilita identificar con mayor claridad las demoras en pagos, tiempos, realizar recordatorios, etc.

También, con la capacidad tecnológica en el manejo de planos, maquetas, es más fácil llevar control sobre los desarrollos. Son accesibles a más personas, en cualquier lugar y momento. Así se facilita la toma de decisiones.

Se pueden prever cambios, incluso manejo o uso inadecuado de recursos. Desde el cálculo del espacio, materiales, todo se ha convertido en información verificable de manera rápida.

En el caso de los clientes, las tecnologías les brindan muchas más alternativas para comunicarse y recibir respuestas. Principalmente porque desde el negocio se dispone de recursos más inmediatos que permiten una relación estrecha.

Conclusión

Ahora puedes obtener más valor con el empleo eficiente de una administración inmobiliaria. Prácticas como recordar el próximo pago, mantener la contabilidad al día o resolver algún inconveniente se simplifican.

El poder que dan estas herramientas es innegable. Han llevado a otro nivel de información toda la operación, las estrategias, los movimientos. Ello significa un paso evolutivo en todos los negocios.

En PlanOK se dio un paso más allá. Se tomó la experiencia acumulada en el negocio inmobiliario y el desarrollo de la construcción para producir una herramienta específica, adaptadas a las tareas del sector inmobiliario. 

Son distintas funcionalidades diseñadas para responder a las demandas actuales de los clientes a los que quieres llegar. Además de darle el impulso a tu negocio con una organización sencilla, clara y fácil de usar.

También te puede interesar:

Tendencias en la administración inmobiliaria

Mejores prácticas en el sector inmobiliario

Servicios para destacar en el mercado inmobiliario

 

Read more...
Black Galaxy Positive Daily Reminder LinkedIn Post 1080 x 1800 px Post de Instagram 1

OPINIÓN: Invertir en I+D es apostar por un mejor futuro

Hasta hace algunos años, hablar de Investigación y Desarrollo (I+D) parecía restringido a industrias específicas y se caracterizaba por un lenguaje complejo y poco comprensible. La intensiva adopción tecnológica del último año y los beneficios que representa para diversos ecosistemas, ha propiciado que sea considerada como una inversión necesaria para el crecimiento de las empresas. Las que no se han sumado aún, deberían pensarlo para llevarlo a cabo en un corto o mediano plazo.

Tal es su importancia, que CORFO elaboró el Ranking “Aprendizajes I+D para la industria de la construcción” -donde PlanOK ocupa el puesto número 15- y que destaca a las 20 empresas nacionales del rubro que más invirtieron en I+D durante el 2020, con el objetivo de identificar la pertinencia de estrategias nacionales e internacionales, y de las industrias, orientadas al desarrollo tecnológico y cuyo aporte sea replicable en el programa Construye 2025.

Invertir en Investigación y Desarrollo vale la pena porque las demandas de los consumidores han crecido en tamaño y complejidad, porque los desafíos medioambientales así lo requieren y porque una industria como la inmobiliaria puede obtener mejores resultados en múltiples áreas en el largo plazo, y es en esa inversión donde podemos encontrar respuestas específicas para los desafíos actuales y futuros. Lamentablemente en Chile, pese a que crecemos, aún estamos al debe.

Los países de la OCDE invierten en promedio un 2,34% del PIB en I+D, mientras que en nuestro país, según la última Encuesta Nacional del Ministerio de Economía de 2017, se destina sólo un 0,36%. Un dato importante: Corea del Sur, Japón e Israel invierten más del 4% de su PIB en estas áreas. De acuerdo con datos entregados por Eurostat, en Chile sólo el 23,4% de las empresas innova, mientras que la media de los países miembros de la OCDE es de 51,4%. En tanto, el presupuesto estatal que se destina al financiamiento de actividades de I+D alcanza apenas 0,2% del PIB. Si lo comparamos con lo que registra la OCDE, cuyo promedio es 0,56%, también estamos  bajos aún.

Tenemos en el país una ley de I+D que, entre otras cosas, establece escenarios específicos ante pérdidas tributarias y que pueden ayudar a concretar el retorno de la inversión en Investigación y Desarrollo. Avanzar en este ítem nos permitirá impactar positivamente en otros ámbitos como la educación, en un mayor compromiso del Estado y también de los tomadores de decisiones. Dar pasos seguros en esta materia nos confirma un futuro con empresas más dinámicas, con profesionales mejor preparados para los desafíos futuros y le otorga al país un nuevo rasgo clave en su camino hacia el desarrollo.

Por: Juan Ignacio Troncoso, Gerente Comercial de PlanOK.

Publicado en: TrendTic.cl

Read more...