Editorial Diciembre 2019

Estamos a fines de un año que nos sorprendió a todos, partimos con altas expectativas buen desempeño hasta octubre, cuando se nos vino el 18-10 y nos golpeó profundamente en lo físico y en lo emocional. Como empresa tecnológica no nos ha golpeado directamente, pero nuestra gente se ha vista muy afectada lo cual nos preocupa demasiado. Las sesiones de conversación que mantuvimos los primeros días y los talleres que se han desarrollado con más tiempo nos han mostrado lo vulnerable que somos, lo duro que es vivir con miedo y lo que sufren las personas para llegar a sus trabajos. Buenas conversaciones que nos permitieron conocernos mejor, apoyarnos y tomar medidas adecuadas, como el teletrabajo y la flexibilidad laboral. Interesante cómo la tecnología no es la panacea, no soluciona todo ni brinda felicidad, pero si nos ha ayudado a enfrentar la crisis, mantenernos comunicados y salir adelante. Para nuestros clientes no fue distinto, las cotizaciones en las salas de ventas cayeron un 54% el día 19 de octubre y ese fin de semana se mantuvo muy bajo (ver gráfico) pero impresiona ver cómo la gente a través de la web siguió interesada en sus proyectos de buscar casa, solicitó cotizaciones a través de internet y los equipos de venta pudieron aprovechar sus sistemas para atender a su público. En otras áreas se vio más afectada la actividad, pero se siguieron atendiendo posventa, organizando compras y en general la actividad de proyectos que nuestras plataformas apoyan. En ese sentido la tecnología y la continuidad de servicio fueron claves en evitar lo negativo y superar la crisis de buena manera.

Por otro lado, esta crisis nos ha enseñado que los planes de negocio o estrategias no son dogmas, los escenarios cambian (a veces violentamente) y nos obliga a pensar nuevamente nuestros objetivos a corto y mediano plazo. En nuestros esfuerzos por apoyar la transformación digital de nuestros clientes, la flexibilidad es imprescindible y la serenidad ante la violencia, nos permite tomar decisiones, adaptar los tiempos y considerar las nuevas variables. En esto, la automatización nos ofrece flexibilidad, menores costos para redirigir los esfuerzos comerciales y agilidad para reaccionar, como, por ejemplo, concentrarnos en la venta vía web, versus las presenciales.

En otros temas, participamos de la misión sobre renta inmobiliaria a Miami, USA con la CChC, lo que nos permitió aprender bastante del desarrollo de esta actividad que toma tanta importancia en Chile. Tuvimos la oportunidad de visitar proyectos, conversar con operadores y revisar los procedimientos y sistemas que usan. La experiencia nos alimentó de ideas sobre futuros sistemas y quedamos convencidos sobre las importantes diferencias que existen entre proyectos de Venta y aquellos de Renta inmobiliaria. Una de las conclusiones que se llegó es que el crecimiento de los proyectos de renta en Chile debe crecer exponencialmente, entre otras razones por la incertidumbre y pérdida de nivel económico que provoca la crisis en curso. Cada vez menos gente accederá a la casa propia y deberá optar por ofertas de arriendo. En PlanOK estamos preparados para estos cambios y en los próximos meses estaremos presentando novedades en esta área. 

Ignacio Troncoso U.
Director Ejecutivo