fbpx

OPINIÓN | Perspectivas para un mejor acceso a la vivienda

Por: Carolina Garafulich, Gerente General de PlanOK.

La crisis sanitaria y su impacto en los ingresos de las familias generó una contracción en la demanda por viviendas en algunos segmentos. Sin embargo, el paulatino proceso de desconfinamiento y regreso a una nueva normalidad comenzó a mover nuevamente la economía y el mercado inmobiliario, que en la actualidad enfrenta un escenario de alza en el precio de los viviendas.

Luego de más de un año de teletrabajo, muchos chilenos sufrieron por la falta de lugar para trabajar, por lo que se interesan en viviendas con espacios amplios, esto se pudo ver materializado en el dinamismo que tuvo el mercado de las casas. La fuerte demanda de 2021 estuvo impulsada por una tasa de interés baja y transferencias monetarias para suplir la pérdida de empleo e ingresos.

Hay varios factores que influyen en el alza de precios, como la escasez de suelo, sobre todo en las comunas del gran Santiago, el alza de hasta un 30% en los costos de construcción debido a la interrupción de la cadena mundial de abastecimiento debido a la pandemia, gatillando una escasez de materiales, la falta de mano de obra y el consecuente aumento del costo de la misma, el alza de la tasa de interés, etc.

Además del alza de las tasas, se están registrando nuevas condiciones para acceder a los créditos hipotecarios, referidas a plazos de pago más cortos. Esto incide directamente en el monto del dividendo a pagar, y, por ende, en las posibilidades de las personas para acceder a esta herramienta. Una persona que era sujeto de crédito el año pasado, puede no serlo bajo estas nuevas condiciones, situación que afecta en mayor medida, a la clase media.

Por otro lado, el déficit habitacional de familias vulnerables y el actual escenario económico, hace necesario que busquemos en conjunto, tanto actores privados como desde el Gobierno, formas de poder acercar la posibilidad de lograr el sueño de la casa propia a través de subsidios que se ajusten al escenario y contexto del beneficiario.

¿Qué caminos deberían seguir? Trabajar en una nueva forma de planificar las ciudades; revisar los planes reguladores, que en muchos casos son cada vez más restrictivos, lo que aumenta la escasez de suelo para desarrollo inmobiliario. El trabajo desarrollado entre la Cámara Chilena de la Construcción y el Gobierno para la erradicación de campamentos es un buen ejemplo de los beneficios de la colaboración público – privada para dar solución habitacional definitiva a las familias.

También se requiere cambios en la legislación, que apunten a mejorar las actuales herramientas de apoyo, para que estas puedan ajustarse a escenarios como el actual. Fomentar la construcción por parte de otros actores como municipios, ONG o gobiernos regionales podría ser una alternativa, además de evaluar la mejora de los subsidios al arriendo, para así asegurar el acceso a vivienda para quienes más lo necesitan.

Publicado en La Estrella de Arica.