fbpx

Aún a la distancia, PlanOK siempre a tu lado.

Estas últimas semanas han significado un desafío increíble a la población del mundo. Todos estamos modificando la forma en que trabajamos, estudiamos y nos comunicamos, el COVID-19 y el estallido social son advertencias de que el mundo está cambiando y que trae nuevos desafíos, y en PlanOK nos preparamos permanentemente para esto.

Durante esta semana todo nuestro equipo en Colombia, Perú y Chile ha estado trabajando de manera remota en sus casas, logrando entregar un servicio prácticamente inalterado a nuestros clientes. Esto no es fácil, pero dado que las herramientas que usamos día a día son soluciones web, podemos conectarnos desde cualquier lugar y prestar soporte, responder correos, revisar definiciones de desarrollos y reunirnos en videoconferencia.

De igual manera nuestros sistemas, frente a las circunstancias que enfrentamos hoy, permiten a nuestros clientes trabajar desde cualquier lugar, tenemos la tranquilidad de que un ejecutivo de sala de ventas, mientras pueda conectarse a Internet va a poder cotizar, hacer seguimiento de sus ventas, reservar y promesar. Un ejecutivo de Posventa va a poder revisar los casos nuevos y pendientes para poder atender a sus clientes. Y así, cualquier usuario va a poder revisar que está pasando con sus licitaciones u ofertas a licitaciones, y un constructor, arquitecto, ITO o jefe de obra va a poder entrar a revisar los documentos del proyecto en que estén trabajando desde cualquier lugar. Esa es la magia del mundo laboral de hoy, podemos ser productivos desde cualquier lugar sin estar restringidos a estar sentados frente a nuestro computador en una oficina.

Pero hay algunas recomendaciones que debemos tener presentes para no volvernos locos en el encierro y aquí les pasamos algunas ideas para poder adaptarse:

  • Definan sus tiempos: Al no estar en la oficina, la percepción del tiempo es distinta y existe la libertad de adaptarse a la forma de trabajo. Algunos son más productivos en las mañanas, otros en las noches, lo importante es definir en que espacio de tiempo tienen que estar todos conectados para poder fijar reuniones o conversar de decisiones que se tengan que tomar.
  • Hagan pausas: Solo en un escritorio es fácil que pasen las horas sin levantarse, el cuerpo necesita moverse para que fluya la sangre y se despeje el cerebro. Una técnica es Pomodoro, que te invita a trabajar en plazos de tiempo fijos y con recreos de por medio para elongar y moverse. Prueba que te funciona mejor 50 + 10 ó 30 + 5, distintas personas tienen distintos ritmos.
  • La Comunicación importa: Cuando la gente no se ve las caras tiende a diverger en la forma de comunicarse, seguro ustedes al igual que otros están con mensajes por Slack, Mails y llamados telefónicos. Elijan un medio de comunicación principal y enfóquense en usar ese.
  • Verse es importante: Si tienen un equipo es importante que cada cierto tiempo se junten con alguna herramienta de comunicación que les permita verse las caras y no enfoquen la reunión sólo en temas de trabajo, recuerden conversar y preguntarle a la gente cómo están.

Por último, oblíguense a concentrarse. No tengan Facebook, Twitter, Emol y WhatsApp abierto si lo que buscan es concentrarse y ser productivos en los tiempos que están trabajando.

La buena noticia es que se puede, en PlanOK terminamos la primera semana de Cuarentena y no dejamos de contestar el teléfono en la mesa de ayuda, realizar capacitaciones de manera remota y tener reuniones con prospectos de ventas por Hangouts o Zoom.

Nos despedimos sabiendo que no hay mal que dure 100 años ni Virus que lo resista, ojalá pronto podamos retomar nuestra vida y que esa vida  sume lo mejor de cómo operábamos antes  más lo que aprendamos durante la cuarentena. 

Juan Ignacio Troncoso.
Gerente Comercial, PlanOK.