fbpx

5 buenas prácticas del sector inmobiliario y de la construcción

Gracias a sus buenas prácticas, el sector inmobiliario y de la construcción es uno de los nichos económicos que se ha mantenido en movimiento. Por otra parte, mantiene una importante tendencia al alza en estos tiempos post pandemia. 

Para aprovechar esta propensión resulta inevitable una constante actualización de dichas prácticas para brindarle al cliente una experiencia por encima de sus expectativas.

Importancia de las buenas prácticas en la gestión inmobiliaria

De entrada, una de las principales razones por las que te debes esmerar en construir buenas prácticas radica en que marcan la diferencia. No resulta igual ser una referencia en el sector inmobiliario y de la construcción que simplemente ocupar lugares medios.

En ese sentido, las herramientas tecnológicas vienen demostrando su importancia y peso en la resolución de problemas y necesidades reales de los usuarios. Hoy en día casi todo comienza a estar a un click de distancia.

Ejemplo de ello es la aparición de plataformas streaming para películas, música, podcast o la infinita variedad de aplicaciones. Existe una variedad dirigida a todas las edades e intereses.

Ahora, el mercado inmobiliario y de la construcción es un área de alto impacto en la vida de las personas. Con más razón su aparición a través de los medios tecnológicos se hace impostergable. 

La tecnología inmobiliaria facilita visitar un inmueble sin moverse de casa o la oficina, descubrir nuevas ofertas con un excelente resumen de sus características, recibir asesoría, búsquedas inteligentes de inmuebles de interés, etc.

Todas estas acciones se traducen en ahorro de tiempo para los potenciales clientes, razón de peso en sus decisiones.

¿Cuáles son las buenas prácticas que debes implementar?

El marketing inmobiliario y de la construcción manejado con atención se ha vuelto esencial para captar nuevos clientes, vendedores, rentadores e inversores. La otra parte consiste en el trato e imagen que les ofreces.

Si bien unas fotografías bien hechas, videos de los inmuebles, el manejo constante de las redes, un blog impecablemente escrito y una web atractiva y completa  funcionan para atraer al consumidor, el trato personalizado será el que marque la diferencia entre ganar o no a un cliente satisfecho.

Para ello, ten en cuenta estas cinco buenas prácticas a la hora de tratar con ese comprador, vendedor o rentador que llega en busca de tu ayuda.

Atención personalizada y experiencia del cliente

Aquí empieza todo. Un cliente que después de revisar el contenido web decide contactarte para buscar asesoría es una persona que requiere tiempo, atención a sus demandas, orientación y un trato que le dé la importancia que merece.

Esto provoca que la experiencia vivida sea un asunto memorable y digno de reconocimiento e incluso de recomendación con otros posibles clientes. 

Buenas prácticas indispensables: confianza y transparencia 

Buenas prácticas de un agente inmobiliario

¿Cuándo un usuario confía en un asesor inmobiliario? La respuesta a esta interrogante puede ser muy variada, pero la honestidad prima por encima de otras virtudes. 

Entonces, una de las principales estrategias consiste en saber manejar las expectativas del cliente para saber guiarlo antes, durante y después de todo el proceso.

La transparencia se respalda con acciones, algunas de ellas son la puntualidad, el conocimiento de la zona, la respuesta a tiempo y los consejos acertados para un negocio ganar ganar.

Conocimiento del sector en profundidad

Nada hay más sólido que un profesional que sabe lo que hace y que no descansa en su crecimiento. Por ello la inversión en tu permanente actualización genera un agregado que marca la diferencia frente a la competencia.

Si tu interés no reside en vender por vender sino en crear soluciones y velar porque el camino transitado con el cliente llegue a feliz término, entonces dentro de estas buenas prácticas resulta primordial manejar información relevante de acuerdo a lo demandado.

Por ejemplo, saber cuál es la tendencia del mercado en todos sus niveles, escuchar las necesidades del cliente y adecuar las soluciones, mantener un equilibrio entre lo que requiere y lo que puedes ofrecerle son solo algunas de las aristas a considerar.

La planificación: entre las buenas prácticas imprescindibles

La clave de todo lo anterior se centra en una planificación con precisión. Parte de tu buena imagen consiste en llevar una agenda organizada para honrar los compromisos, para llamar y dar respuesta oportuna, para motivar y ayudar a tomar decisiones.

Estar organizado te mantendrá al día y sobre todo te permitirá disponer de tiempo para expandir tus conocimientos en temas que conviertas en valor agregado para tu imagen y personalidad como profesional inmobiliario.

Implementar tecnología que garantice un mejor servicio

 Buenas prácticas del sector inmobiliario

El incremento en el uso de dispositivos digitales está registrado por diversos estudios estadísticos, así como el acceso y el uso de internet. 

En Chile y Perú las tendencias demuestran que entre el 2020 y el 2021 se sumaron 1,2 millones y 2,4 millones de usuarios nuevos respectivamente.

Mediante el análisis de estos datos y las tendencias de búsquedas del público segmentado en edades, sexo, intereses, niveles socioeducativo y económico, etc., conjugado con herramientas de Analytics es posible ajustarse a las exigencias de los usuarios.

Conocer a tus potenciales clientes te genera ahorro en recursos porque enfocas tus esfuerzos con mejor precisión hacia sus gustos. Puedes generar contenidos que abarquen temáticas de su interés y que te hagan visible en sus búsquedas digitales.

También es posible usar esta información para establecer una conexión directa entre lo que buscan y lo que tienes para ofrecerles.

Si el usuario promedio resulta ser una persona con una edad entre los 30 a 45 años aproximadamente y en la actualidad accede a la mayoría de los servicios a través de las redes sociales y las aplicaciones, ¿Por qué no aprovechar un primer contacto mediante estas para ofrecerle soluciones?

… y otras prácticas no tan buenas que debes evitar a toda costa

Es común encontrar dentro del área inmobiliaria y de la construcción algunos brokers improvisados que manchan la reputación de esta profesión. Por ello es importante que conozcas cinco de las malas prácticas que se deben evitar a toda costa.

  • La información confusa es perjudicial para este negocio. Debes asegurarte en todo momento que la información siempre sea percibida con total claridad.
  • Tomar decisiones a última hora que pongan en riesgo la negociación. Siempre cada paso debe ser discutido y acordado con suficiente antelación.
  • Impulsar inmuebles sin autorización o con la información incompleta. Esto atenta contra la confianza y la transparencia necesarias en este tipo de negocios.
  • Descuidar los medios publicitarios. La información engañosa o de mala calidad (fotos, videos, descripciones) son un atentado en contra de una negociación exitosa.
  • Publicar el precio de las comisiones. Esto hace variar el costo final de la negociación y ponerla en riesgo, resultando una práctica que quiebra la confianza y la transparencia.

Conclusión

Finalmente, poner atención en los detalles y cuidar de tus clientes te hará resaltar en el sector inmobiliario y de la construcción por encima de la competencia, y en muy buena lid.

Además, dedicarle tiempo a la tecnología junto a expertos como Plan OK para mantenerte actualizado es una de las buenas prácticas a la que le verás grandes resultados a corto y mediano plazo. 

Contacta con nosotros para información de nuestras plataformas tecnológicas o solicitar una prueba gratuita de cualquiera de nuestros software. 

Te puede interesar:

Customer experience inmobiliaria: ¿qué es y cuál es su importancia?

Gestión inmobiliaria: 5 plataformas que revolucionan el sector

Las soluciones inmobiliarias: tendencia en el mercado colombiano